Maternidad

Consejos para educar en el feminismo


No salgan corriendo cuando lean la palabra feminismo, más bien anímense a buscar este libro de la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie que es apropiadísimo para inculcar en nuestros hijos (niños y niñas) valores que les haga comprender el nuevo mundo que habitan (o que deberían habitar) donde los niños y las niñas deben tener las mismas oportunidades, definidas por sus gustos, sus pasiones, sus inclinaciones y no por su género.


Mi buena amiga Claudia, la misma que me dejó en la portería una bolsa llena de sacos para el bebé el día que le conté que estaba sufriendo porque el clima de Bogotá no permitía que se secara la ropa del bebé, me prestó este librito que es una hermosura y además se lee en poco tiempo.



A través de 15 sugerencias la autora le resume a la amiga los consejos de vida que pueden servir para educar en el feminismo, o mejor, para educar en la igualdad. Quise hacer un listado de las ideas más bonitas y que aplican para criar niños y niñas. Les dejo (busquen el libro, está en cualquier librería).

– 1 –

La maternidad es un don maravilloso pero no te definas únicamente por ella. Sé una persona plena. Beneficiará a tu hija.


– 2 –

Dijo la periodista Marlene Sanders: Nunca te disculpes por trabajar. Te gusta lo que haces, y y que te guste lo que haces es un regalo fantástico para tus hijos.


– 3 –

Durante las primeras semanas de maternidad trátate con indulgencia. Pide ayuda. Espera recibirla. No existen las superwoman.


– 4 –

Concédete espacio para fracasar. Una madre novata no tiene necesariamente que saber cómo calmar a un niño que llora. No des por hecho que deberías saberlo todo.


– 5 –

Hacer todo junto con el padre. Todo lo que la biología le permita… Aunque no lo haga de la manera como lo hace la mamá… Refrena el perfeccionismo.


– 6 –

El papá no merece gratitud o alabanza especial por hacer sus funciones, ni tú tampoco: ambos eligieron traer un niño al mundo y la responsabilidad recae sobre ambos.


– 7 –

Enséñale a tu hijo el amor por los libros. La mejor manera de hacerlo es mediante el ejemplo… Los libros le ayudarán a entender el mundo y a cuestionárselo, le ayudarán a expresarse y le ayudarán en aquello en lo que quiera convertirse.


– 8 –

Enséñale a rechazar la obligación de gustar. Su trabajo no es ser deseable, su trabajo es realizarse plenamente en un ser que sea sincero y consciente de la humanidad del resto de la gente.


– 9 –

Si le gusta el maquillaje, deja que se maquille. Si le gusta la moda deja que se arregle. Pero si no le gusta ni una cosa ni la otra, déjala tranquila. No creas que criar a una feminista consiste en obligarla a rechazar la feminidad. Feminismo y feminidad no se excluyen mutuamente.


– 10 –

Háblale de sexo y empieza pronto. Con ella no finjas que el sexo es un mero acto controlado de reproducción. O un acto exclusivo del matrimonio, porque es mentira. Dile que el sexo puede ser algo bello y que, aparte de las consecuencias físicas evidentes, también puede tener consecuencias emocionales.


– 11 –

Háblale sobre la diferencia. Convierte la diferencia en habitual. Haz normal la diferencia. Enséñale a que valore la diferencia. Y no es para que sea justa o buena, sino simplemente para que sea humana y práctica. PORQUE LA DIFERENCIA ES LA REALIDAD DE NUESTRO MUNDO.


– 12 –

Explícale que algunas personas son homosexuales y otras no. Un niño tiene dos papás o dos mamás porque a veces es así. Explícale que algunas personas acuden a la mezquita y otras a la iglesia y otras a diferentes sitios para orar y otras no oran, porque ese es el camino de algunas personas.


También le puede interesar

Sin comentarios

Deja un comentario