fbpx
Maternidad

¿Cuándo empezar a despedir el pañal?

Vamos a estar tantos días en la casa que para muchos papás puede ser un buen momento para acompañar a los niños que ya estén listos para  dejar el pañal. Esta entrevista puede dar algunas luces.

Hoy traigo el testimonio de mi amiga María porque en esta casa no ha habido intenciones serias y reales de abandonar el pañal. Solo hubo un amague que me mandó a comprar todos los calzoncillos del barrio, un lunes a las 8 de la noche. Ese día Dani le siguió los pasos a su amiga pero solo ese día. No hubo más idas al baño, ni siquiera intentos, así que dejé de preguntarle e insistirle pues él todavía no está preparado.

Como dice María, que es una mamá súper informada, “el momento llega cuando los niños lo decidan libremente. Hay que tener en cuenta que el pañal así como el chupo y el tetero, son objetos que le acompañan desde que nacieron para hacernos a todos la vida más fácil. El pañal es prácticamente una extensión más de su cuerpo. Ha sido lo más cómodo desde el principio, por lo que nosotros somos los responsables de qu ese hayan acostumbrado al pañal, me parece muy irrespetuoso quitárselo y enseñarle de repente a ir al baño porque ahora es lo que más nos interesa a los papás”. Se tenía que decir y se dijo 😉

¿En qué momento pensaste que tu hija estaba lista para dejar el pañal?

– Alba lo decidió por sí misma. Un día dijo no quiero usar más pañal y ahí empezamos.

¿Qué se necesita, (cosas) para empezar el proceso?

– Unos 20 calzones o calzoncillos, aproximadamente, pañales tipo calzón para la noche, pues el control de esfínteres nocturno se logra mucho después, un reductor de inodoro para la taza del baño, una escalera para que apoyen sus pies y un orinal portátil para salir.

¿Cómo se maneja este proceso cuando uno tiene que salir y no tiene tanto control de la situación?

Hay que salir con una muda completa de ropa y un buen puñado de paciencia.

Lo primero que uno debe hacer al llegar a un sitio es ubicar el baño. Saber dónde está y cuando el niño tenga la necesidad vamos al baño con el reductor portátil y listo. Si estamos por ejemplo en un espacio al aire libre, o un parque infantil podemos llevar un orinal portátil y una bolsa para forrar la pequeña taza.

¿Cuéntame la rutina, el paso a paso, de un día con tu hija aprendiendo a ir al baño

– Es importante marcar algunos momentos en los que vamos al baño rutinariamente, es decir: al despertar en la mañana, antes de salir de la casa, al despertar de la siesta, después de comer y antes de dormir. Siempre le digo a Alba que tiene que ir al baño en esos momentos.

También hay que recordarle muchas veces (sobre todo cuando está jugando) y preguntarle si tiene ganas de ir al baño.

Los primeros días la tenía con poca ropa para que no le costara tanto trabajo quitársela y que los accidentes (que siempre ocurren fueran menos trágicos, sobre todo para mi).

 ¿Qué hacemos para que los niños se sientan cómodos con ese proceso?

– Meses antes le habíamos preparado su baño con su escalera, el reductor de taza, cuentos para leer en el baño, la fuimos familiarizando con el baño.

– Le dimos libertad para que eligiera el momento que ella prefería para ir al baño, nunca la regañamos por algún accidente y siempre le hicimos mucho refuerzo positivo cuando lograba ir al baño.

 ¿Qué hacías cuando había un accidente?

Lo limpiábamos y le decíamos que no pasaba nada, que todos estábamos aprendiendo. Ella se frustraba mucho y lloraba.

 

También le puede interesar

Sin comentarios

Deja un comentario