Estoy convencida de que si empezamos a crear hábitos sostenibles con nuestros hijos van a tener más conciencia de la que nosotros tenemos y de esto los únicos beneficiados van a ser ellos mismos.

El consumo excesivo de plástico es uno de los problemas más graves que enfrentamos en la actualidad. Hemos abusado de este recurso durante años, sin preguntarnos en algún momento si en verdad necesitabamos cada botella, cada bolsa y cada empaque que usamos. El plástico no desaparece por arte de magia. El plástico se queda en nuestro planeta por muchos años y lo peor, llega a nuestros océanos, fuente de vida para más del 60% de la población humana que se alimenta de pescado.

Aquí les dejo unos tips muy sencillos que podemos implementar y transmitirlos a nuestros hijos, nada raro, nada dificultoso, todo dentro de lo posible:
  1. Cuidar como preciados tesoros cada bolsa que recibimos. Lo ideal sería que no tuviéramos que comprar tantas bolsas ahora que nos las están cobrando en los supermercados, sin embargo, en ocasiones son necesarias ya sea porque hemos olvidado la bolsa reutilizable con la que debemos hacer las compras o porque no tenemos en qué echar la basura en casa ¡Cuidémoslas!
  2. Busquemos bolsas biodegradables.

 

Esta bolsa que ven en este post es una bolsa hecha con fécula de maiz. Se descompone en 4 meses y es perfecta para los desechos orgánicos de la casa o para los que tienen mascota y deben usar mínimo dos bolsas pequeñas al día. La venden en El Transformador (en Bogotá https://www.instagram.com/eltransfo/). Sé que actualmente en el mercado hay muy poca oferta de este tipo de productos pero el siguiente paso, después del impuesto que se impuso a las bolsas, es abrirle espacio a las biodegradables , que sean más asequibles y que podamos dejar de comprar las plásticas.

 

3. Aguita de la llave por favor.  En cualquier restaurante al que vayamos podemos pedir siempre agua de la llave en la mayoría de ciudades colombianas. Pedir botella de agua es una costumbre que tenemos interiorizada sin razón ¡Que no nos de pena exigir un vaso de agua en lugar de una botella!

4. Menos empaques, más vida. Cada vez que podamos evitar los productos sobre empacados, como las frutas (que nos las venden sobre una bandeja         icopor más un plástico protector encima, como si olvidáramos que la cáscara de la fruta es el mejor empaque de todos) hagámoslo.

 

via GIPHY